La motivación beneficia el aprendizaje.

Inician las clases, es un nuevo ciclo escolar y para que sea el mejor, debemos de tener la mentalidad correcta. Quizá no lo hayas considerado pero la motivación  beneficia el aprendizaje. Te voy a explicar…

Cuando queremos aprender algo, lo logramos con mayor facilidad que cuando no queremos ¿cierto?, por la sencilla razón de que tenemos la disposición para hacerlo, el ánimo de hacer las cosas, con una actitud positiva. Según las teorías del aprendizaje para que este proceso sea integral es de vital importancia estar motivados, que tengamos la disposición de escuchar, que estemos atentos a las explicaciones de nuestros maestros, de tener el interés de hacer preguntas y aclarar las dudas que se presenten o bien para hacer aportes a la clase, actitud para realizar las actividades propuestas o para realizar tareas con calidad, investigar, experimentar y aprender por descubrimiento o de manera constructiva y significativa; es decir, que estemos al cien, presentes y activos en la dinámica escolar.

Lo único que se interpone entre tú y tu sueño es la voluntad de intentarlo y la creencia de que es posible conseguirlo.

Joel Brown.

¿Pero qué es entonces la motivación?

Motivación según la definición de la Real Academia Española es la acción y el efecto de mover algo y también se entiende como el conjunto de factores internos y externos que determinan en parte las acciones de las personas. Es decir, motivación es el impulso interno que dirige nuestras acciones hacia fines positivos y es importante porque nos lleva a satisfacer nuestras necesidades como personas.

Para Piaget es la voluntad de aprender, para Chiavenato es el resultado de la interacción del individuo con su entorno y para Maslow en su Teoría del Desarrollo Secuencial, ordena jerárquicamente las necesidades humanas y explica que éstas van cambiando de acuerdo a las situaciones que se presentan en la vida. Ahora entendemos porque los adultos hablan de ello y lo escuchamos a menudo en la radio o lo vemos en las redes sociales.

Teorías de la motivación

¿Cómo afecta el no estar motivados?

Los principales problemas que se dan en la escuela son: por no estudiar, no hacer tareas, no comprender temas, no querer ir a la escuela, no hay actitud, no hay interés, en resumen no hay motivación y sin duda es algo que nos preocupa, a ti que eres estudiante, que eres padre de familia o que eres maestro.

La disposición para aprender está regulada por nuestras necesidades, capacidades, inquietudes, posibilidades y limitaciones, pues tenemos características diferentes.

Debemos recordar que existe una motivación intrínseca (interna o innata) y extrínseca (externa o social), es intrínseca porque es inducida por un factor interno es decir cuando hacemos algo por gusto, porque es importante, porque es una necesidad o motivación del alumnoporque lo requerimos para subsistir o también porque representa un desafío; y es extrínseca porque es inducida por un factor externo, porque recibiremos una recompensa o un castigo por ejemplo obtener una medalla o prohibir que uses tu celular como castigo por ir mal en la escuela.

Ambas se deben de complementar para que su influencia sea lo más favorable posible y éstas deben ser antes, durante y después de alcanzar nuestra meta. Si no hay motivación pareciera que tenemos un bloqueo mental que en lugar de beneficiar, afecta nuestro aprendizaje.

¿Y cómo nos motivamos?

El comportamiento nos da la pauta o nos sirve como indicador para medir nuestra motivación.

Si preferimos o elegimos una cosa a comparación de otra, si tardamos más tiempo del permitido en hacer alguna actividad, si le dedicamos el mismo esfuerzo físico y cognitivo a una actividad frente a otra, o qué tan persistentes somos para realizar la tarea o si nos rendimos rápidamente ante una duda, además hay algo que no nos deja mentir es nuestra expresión, ella dice más que mil palabras, que tan emocionados o decepcionados estamos ante una actividad.

¿Cómo podemos fomentar la motivación en casa?

  • Mantén siempre la comunicación efectiva. Escucha a tu hijo, habla con él y pregúntale cómo esta, cómo se siente y averigua si pasa algo.
  • Dedícale tiempo de calidad, no te pierdas sus eventos escolares y deportivos.
  • Ayúdale a planificar sus metas a corto plazo y muéstrale tu apoyo, ellos confían en ti.
  • Permite que aprenda algo nuevo y promueve el desarrollo de su potencial.
  • Educa con amor y valores. No olvides que eres su ejemplo a seguir.
  • Promueve en tu hijo una vida saludable, una alimentación sana, practicar algún deporte y dormir las horas suficientes para su descanso por ejemplo.Padres motivando a estudiar
  • Ten buena comunicación con sus maestros y pedirles de su apoyo, no está de más.
  • Promueve el hábito del estudio, siéntate un momento con tu hijo y apóyalo en lo que tenga dudas, no le hagas la tarea, no le quites la responsabilidad pero sí puedes ayudarlo en lo que se le pueda dificultar.
  • Promueve el hábito de la lectura con el ejemplo, si tu hijo observa que siempre tienes un libro en mano y que te tomas un tiempo para la lectura, él también lo hará.
  • No te obsesiones con el diez de calificación o la mención honorifica. Valora su esfuerzo y recuerda que tu hijo es diferente a los demás, no lo compares ni le pongas etiquetas y sobre todo no lo avergüences en público. Esto no ayuda en la motivación ni en su autoestima.
  • Pregunta sobre técnicas de estudio, subrayados, esquemas, etc. que le faciliten el aprendizaje.
  • Busca los refuerzos para cada tema, sobre todo si detectas que le está costando trabajo comprenderlo o si paso de año con problemas de aprendizaje. Acércate a Tándem.
  • ¿Cómo me motivo yo, que soy estudiante?

Ahora sabes cómo pueden apoyarte tus papás, pero tú puedes empezar por lo siguiente:

  • Mantén la actitud positiva con tu maestro y tus compañeros.
  • Valora tu propio esfuerzo y reconoce de lo que eres capaz de lograr en positivo.
  • Se responsable en tu compromiso como estudiante.
  • Aprende a trabajar en equipo y se tolerante en el entender que todos somos diferentes y no pensamos igual.
  • Recuérdate a ti mismo los propósitos, para que sirve una tarea o una actividad o por qué es bueno aprender de ese tema o cuál será su utilidad.
  • Trabaja en tu autoestima, no te menosprecies.
  • Pregunta, indaga, no te quedes con la duda si algo no comprendiste a la primera.
  • Potencia tu mentalidad de crecimiento, conoce, explora, estudia cosas nuevas, proponte retos.
  • Automotívate, analiza lo que estas aprendiendo y siéntete orgulloso de tus propios éxitos.
  • Cree en ti mismo.
  • Autoevalúate, analiza si vas por el camino indicado, si estás estudiando con empeño y dedicación o si tienes fallas.
  • Recuerda pedir o buscar apoyo si lo necesitas, acércate y habla con tus padres y maestros. Te aseguro que juntos encontrarán la mejor solución.

https://www.pedagogia.es/motivacion-tipos-motivacion-motivar-alumno/

Para ti que eres maestro…

Hablando académicamente, las metas ya están establecidas en los programas de estudio, la metodología y las actividades propuestas según la edad y el nivel académico. Así que lo que resta es nuestra vocación.

  • Después de casa somos su entorno más familiar por lo que debemos brindarles confianza y seguridad.
  • Mantener una atmósfera cálida en el salón de clases y mostrar empatía con nuestros alumnos.
  • Mantén al alumno implicado en su aprendizaje, que se sienta útil, responsable y parte del grupo.
  • Ser comprensivo con ellos, no ridiculizarlos si respondieron mal a una pregunta o si no hicieron bien un trabajo, impulsarlos a que mejoren con la práctica.La motivación y el profesor
  • Valorar más el esfuerzo que el producto final, debemos centrarnos en el proceso de enseñanza- aprendizaje.
  • Busca recursos y estrategias atractivas, adaptadas a las necesidades, gustos y preferencias de tus alumnos.
  • Explícales la utilidad de las cosas, por qué le sirve o para qué es bueno lo que están viendo en clase.
  • Aplaude y elogia con palabras positivas si hicieron un buen trabajo, sin duda mejorará su autoestima y el reflejo será positivo.
  • Practica ejercicios de relajación sobre todo con alumnos con mucha ansiedad.
  • Como maestros es importante que les transmitamos seguridad y tranquilidad, explícales que no hay fracaso solo experiencias que nos ayudan a crecer como personas, que si algo no tuvo la respuesta esperada no es algo negativo al contrario nos ayuda a aprender y a saber qué es lo que no debemos hacer.

Cualquiera que sea nuestra situación en particular, no debemos estresarnos o frustrarnos, mucho menos desanimarnos si los resultados no son los esperados, sino seguir luchando, esforzarnos un poco más y no perder la ilusión ni la esperanza de que todo mejorará puesto que es un proceso que se construye paso a paso y requiere de reflexión, de imaginación, de creatividad y de apoyo.

Recordemos que somos seres humanos con sentimientos, con emociones y que mucho del exterior nos afecta en nuestro interior. Trabajemos más en nuestro amor propio, en nuestra actitud positiva y en mejorar nuestra motivación para beneficiar el aprendizaje.

El éxito es alcanzar mis propias metas no las impuestas por alguien más

Hasta la Próxima…

Lic. Anayeli Vázquez.

Comunicación y Lectoescritura.

Educación Tándem.

Comparte y únete a nuestro blog:
Categorías: Tándem

1 comentario

Gerardo Saldaña · agosto 23, 2018 a las 3:43 am

Siempre hay que ir con actitud positiva y valorar el día a día nuestros esfuerzos

Los comentarios están cerrados.

¿Es interesante nuestro blog? Suscríbete para recibir información nueva cada semana!!!